Travel

LOS FANÁTICOS EN VIAJE

Antes se pensaba que para viajar y conocer era necesario escoger una determinada aerolínea y pagar por ella el precio debido que colocan cuando deseamos ir a alguna ciudad importante. Para ello tenemos que soltar una cantidad determinada de dólares, que muchas veces se presenta como una cantidad alta por la demanda de visitantes que se produce en la ciudad que desean visitar.

 

Existen algunos a los cuáles no les queda de otra, por el apuro y por la lejanía del lugar al que se quiere llegar, de todas maneras escogen viajar en avión y de ninguna manera piensan viajar en tren o en autobús, desean lo más cómodo, aquello que más se ajuste a cada una de las necesidades que tienen y por lo tanto, para estos pasajeros, el avión se convierte en el medio de transporte más indicado en este tipo de situaciones.

 

Estas personas no soportarían residir muchas horas del día en los asientos de un autobús. Así que el viaje sea a un precio barato, siempre elegirán la mejor opción. Pero ahora, no es necesario hacer todos tus viajes en avión, ya existen muchas líneas terrestres que te llevarán al lugar escogido. Claro que uno de los aspectos más diferentes con respecto al avión es el tiempo, obviamente el viaje en autobús es mucho más largo que un viaje en avión.

 

Pero existen en el mundo, personas a las cuáles no les importa eso y toman todas las precauciones del caso para viajar a una hora determinada y llegar en su momento a la hora indicada. Lo que más quieren es llegar al concierto o a la conferencia de prensa. Corriendo a mil por hora, dejando a un lado sus maletas, quizá sin peinarse por el apuro; simplemente tienen algo en  la mente que quieren cumplir: ver a mi artista favorito.

 

Me refiero a los ya conocidos clubs de fans. Chicas y también ahora chicos, que hacen todo lo posible por ver a ver a su cantante preferido. No les importa si el artista no se va a presentar en  la ciudad que ellos residen. Hacen todo lo posible por viajar y lograr verlos. Hay muchos que aún son menores de edad y por lo tanto, están bajo la autoridad de sus padres, pero a ellos nada de eso les importa.

 

Así estudien y tengan alguna otra responsabilidad, dejan de lado todo ello y emprenden maletas hacia su destino. Si es un lugar cerca mejor, pero si no lo es, no importa. Cogen todo el dinero que ahorraron durante meses y junto a los demás miembros de su club van en busca del cantante. Claro que antes de eso siempre se encuentran bien informados de los lugares de presentación, con hora y fecha indicada.

 

Verlos con vinchas, afiches, pósters, y otros accesorios ya es común en cada uno de estos jóvenes. Pero el concierto no es el único lugar que se llena de todos estos objetos. Otro lugar preferido para los fanáticos es hotel donde se hospedan sus artistas. Hacen vigilias completas con tan de verlos aunque sea por un sólo momento, con ver su rostro, su sonrisa o que hagan un saludo con sus manos, para ellos es suficiente.

 

Es de esta manera que estos jóvenes recorren muchas ciudades a bordo de los buses, el avión ya fue para ellos, además, en los buses hay mucho más tiempo para preparar sus banderolas y lo que más importa es ver a su artista, aunque sea por un instante.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: